Publicador de contenidos

Aceitunas cordobesas que dan una segunda vida al agua

Aguas de Montilla colabora en el proyecto Reutivar ofreciendo aguas tratadas y regeneradas de la Estación Depuradora que gestiona en la localidad a más de 700 hectáreas de viñedos y olivares de la zona.

Un regadío sostenible es posible. Así lo ha demostrado el programa Reutivar en el que colabora desde hace más de siete años Aguas de Montilla, quien ofrece las aguas tratadas y regeneradas en la Estación Depuradora (EDAR) de la localidad a más de 700 hectáreas de cultivo de olivar y viñedo.

Reutivar es la unión perfecta de Reulización y Olivar, un binomio que tiene como punta de lanza la Comunidad de Regantes del Tintín, presentes en la zona. Este proyecto que además de la colaboración de Aguas de Montilla cuenta con importantes apoyos e inversión de la Consejería de Medio Ambiente, Feragua, el Centro de Nuevas Tecnologías del Agua (CENTA) o la Universidad de Córdoba, cuenta actualmente con un presupuesto de 250.000 euros.

 

Este innovador proyecto, cofinanciado por la Unión Europea y la Junta de Andalucía con fondos FEADER da un paso más ahora y fija su último objetivo en extraer un modelo de riego sostenible del olivar que, además, permita desarrollar un sistema de fertilización. Se trata de un objetivo estratégico para el regadío de esta cuenca, sobre todo tras recibir de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir la asignación provisional de 6,4 hectómetros cúbicos en la provincia de Córdoba.

Para ello, Reutivar se desarrollará en dos fases: investigación y experimentación. En la primera, se realizará una actividad documental para adquirir todos los conocimientos acerca del uso de las aguas regeneradas en la agricultura. Mientras, en la fase de experimentación, gracias a la Comunidad de Regantes Tintín se apostará por crear una herramienta para la programación del riego en el olivar para ser más precisos, minimizando pérdidas de agua e incorporando fertilizantes procedentes también de estas aguas regeneradas.

Por ello, los representantes de las instituciones implicadas mantuvieron un encuentro en Montilla para avanzar en este proyecto, cuya fase de experimentación que se iniciará en la primavera de 2019 con la instalación de una planta piloto que permitirá evaluar el uso de aguas regeneradas en el olivar durante dos campañas de riego, incluyendo el análisis de parámetros físico-químicos, microbiológicos y agronómicos así como de nutrientes para el posterior desarrollo del programa de fertirrigación.

Llevar una visión ecológica, sostenible y económica a los cultivos españoles es uno de los objetivos de este programa que se puso en marcha gracias a dos grandes balsas de  200.000 y 79.000 metros cúbicos respectivamente que permiten desde principios del año 2012 almacenar el agua depurada en la EDAR de Montilla y también la procedente de las escorrentías. Ambos proporcionan un agua tratada gracias a los estudios y técnicas aplicadas en Aguas de Montilla.